07 Dic 2022
DESTACADA, POLÍTICA ESTATAL

«¿Cómo es posible que la izquierda logre transformaciones importantes y retroceda electoralmente?»: las claves según Pablo Iglesias 

Pablo Iglesias ha opinado sobre el «control de la realidad» y del retroceso electoral de la izquierda a pesar de logran transformaciones importantes.

Comenzaba Pablo Iglesias citando a Gramsci: «La realidad está definida con palabras, por lo tanto, el que controla las palabras controla la realidad».

«Seguramente todo el mundo en la izquierda diría que está de acuerdo con esta idea de Gramsci, pero lo cierto es que muchas veces en la izquierda soñamos con que los cambios en las condiciones materiales de la gente tengan implicaciones evidentes en su pensamiento político y, sobre todo, en su comportamiento electoral», apunta antes de dar una serie de claves sobre la cuestión.

template 2022 06 16T111525.395

«Si la izquierda te sube el salario mínimo, si la izquierda crea un ingreso mínimo vital al que puedes acceder, si la izquierda protege tu libertad sexual, si la izquierda amplía tus permisos de paternidad, de maternidad, si la izquierda hace que tu contrato pase de ser temporal a ser indefinido y la izquierda mantiene abierta tu empresa con un ERTE, si la izquierda consigue evitar con una ley que tu casero te suba el alquiler, si la izquierda hace todo esto y más, la gente votara a la izquierda, ¿verdad? Pues no funciona así, amigos», sentencia.

» Controlar el BOE es necesario, pero aunque tengas el Boletín oficial del Estado, si no controlas el relato, tu olor a cadáver político será cada vez más insoportable. Esto es así en todas partes, precisamente por eso en casi todas partes, los dueños de las grandes empresas, de los bancos y de los fondos buitre ponen mucho dinero en una industria en general no muy rentable, la de los medios de comunicación», concluye.

«Hay quien dice que es por una vocación filantrópica de los ricos ,que les hace amar la libertad de prensa y querer proteger el trabajo de los periodistas que controlan al poder, hay quien piensa, por el contrario, que la libertad de prensa es la libertad del dueño de la imprenta».