fbpx
25 Feb 2021
INTERNACIONAL

Amazonía asfixiada 

Desde septiembre, profesionales de salud y epidemiólogos advierten sobre un acrecentamiento del número de casos de contagio en la región, debido a la laxitud por parte del gobierno para aplicar las medidas básicas preventivas de distanciamiento social

No parece novedad que la Amazonía brasileña esté siendo atacada, pero parece, más que nunca, que es importante colocar el corazón vital de Brasil en el centro del análisis para explicar la brutal letalidad de los tiempos en que vivimos. Un Brasil que ni siquiera el propio Brasil es capaz de reconocer.

En las últimas semanas, la Amazonía ha retomado su protagonismo en la escena política mundial debido al proyecto genocida en curso, que reveló un matiz de violencia en el colapso del sistema de salud en la ciudad de Manaos. La actualización de este proyecto, esta vez, operó mediante una asfixia aguda provocada por la falta de oxígeno en hospitales y redes de abastecimiento. Desde septiembre, profesionales de salud y epidemiólogos advierten sobre un acrecentamiento del número de casos de contagio en la región, debido a la laxitud por parte del gobierno para aplicar las medidas básicas preventivas de distanciamiento social, provocada también por el pronto regreso a las actividades comerciales y la flexibilidad en las medidas de restricción y contención del virus.

Amazonía
Parque das Tribos. Foto: Bruno Kelly

La región metropolitana de la capital del estado de Amazonas, Manaos, que supera los 2,7 millones de habitantes, es el centro de la región norte del país y puerta de entrada a la selva tropical más grande del mundo y al contato con la población, formada predominantemente por pueblos originarios, que lo habitan. Esto significa que toda la logística de la región atraviesa inevitablemente la ciudad y que em ella esté centralizado el cuidado para cualquier paciente afectado por enfermedades más graves, accidentes o casos más complejos.

Sumado al descuido político nacional en relación a la relevancia de la región, Manaos se encuentra geográficamente rodeada de agua, una “ciudad insular”, y esto intensifica la dificultad actual de abastecer los insumos mínimamente necesarios para un adecuado tratamiento en los Centros de Cuidados Intensivos (CTI’s), además, dificulta que la producción local de oxígeno industrial sea suficiente para satisfacer la demanda de todo el estado.

image2
A la izquierda, Vanda Witoto; a la derecha, Samela Awiá. Foto: Neto Ramos

Ya al principio de 2020, cuando la pandemia comenzaba a avanzar en Brasil, la ciudad de Manaos y las regiones amazónicas fueron los lugares que primero y con mayor intensidad sintieron el impacto del coronavirus. El sistema de salud de la región tuvo su primer colapso al inicio de abril cuando los productos básicos no llegaron a los hospitales, lo que resultó en la mayor tasa de mortalidad en Unidades de Terapia Intensiva (UTI) de Brasil. Según un estudio publicado recientemente en The Lancet Respiratory Medicine, la tasa de mortalidad en pacientes que requirieron intubación en el norte de Brasil fue de 80%, mientras que en la región sur fue de 15%. Estas tasas apuntan a un recorte explícito de la desigualdad en el país: la mortalidad entre las personas de poblaciones indígenas fue la más alta, así como entre las personas negras, en comparación con las personas blancas.

Esta distinción no es un accidente, no es casualidad. Esta es la programación política del Estado brasileño. Este es un proyecto de exterminio intensificado por el actual gobierno federal, pero debido a una sucesión de experiencias de abandono con el norte de Brasil. La región es tradicionalmente vista por el propio país y, en particular, por sus gestores, como un área permanente de explotación extractiva y devastación ambiental, algo como una región “estratégica” por la materia prima básica, responsable por sostener los “grandes” proyectos de “desarrollo económico” de “Brasil del futuro” – como la catastrófica planta hidroeléctrica de Belo Monte.

140243248 235235951576501 8144858222468780416 n
Vanda Witoto. Foto: Bruno Kelly

Incluso, el día antes del colapso total de la capacidad de atención a pacientes con coronavirus, el ministro de Salud, Eduardo Pazuello, estuvo en Manaos y dijo que la ciudad era una prioridad federal; sin embargo, volvió a hablar de tratamiento temprano de pacientes con covid con el uso de medicamentos como la cloroquina, cuya eficacia fue descartada mundialmente en abril de 2020, pero el gobierno de Bolsonaro insiste en usarla porque compró importantes lotes de la sustancia química en cuestión en 2020.

Ante esto, la sociedad civil, entendiendo que el escenario de la barbarie no era “casualidad” y sabiendo que la solución del problema no vendría de las institucones públicas, sean municipales, estatales o federales, comenzó a organizarse por medio de iniciativas de apoyo colectivo a los hospitales, asistiendo a las personas que se recuperan en casa del covid e intentando establecer puentes de abastecimiento de oxígeno y medicamentos para las comunidades indígenas que se han visto directamente afectadas por la ausencia total de puestos del sistema público de salud.

image1 1
Foto: Sandra Pereira

Las iniciativas buscaban recoger, por medio de donaciones en dinero o especiede productos necesarios para enfrentar el contagio masivo de covid, siempre consultando dichas necesidades con las familias y organizaciones directamente involucradas en enfrentar el problema. Este ejercicio movilización colectiva para se pusieron en marcha a través de redes socioditalles, como Twitter e Instagram y participaron en la campaña influencers digitales y artistas reconocidos.

A partir de esto, las organizaciones indígenas, de manera autónoma, comenzaron a asumir un protagonismo aún mayor en este contexto. Están construyendo iniciativas locales de tratamiento y atención, ya que no hay más camas disponibles en los hospitales, mientras que ante el contagio masivo en sus comunidades, los indígenas necesitan encontrar mecanismos de atención inmediata.

Y es que, las donaciones que se habían recibido de otros estados al interior de Brasil se enviaban exclusivamente al Departamento de Salud de la ciudad de Manaos, dejando a la intemperie a muchos contagiados de covid. Y es por eso que los colectivos organizadores de la campaña de donación ciudadana están desarrollando iniciativas que lleguen directamente a las comunidades que más necesitan asistencia.

El hashtag #NortePeloNorte sirve para que la situación de Manaos (y Amazonas) siga circulando en los medios y las redes sociodigitales para que le mensaje y las prácticas concretas de ayuda para los enfermos por covid lleguen oportunamente.

Entre las personas que están trabajando localmente, Vanda Witoto, lidereza indígena, técnica de enfermería y estudiante de pedagogía, es quien ha recibido directamente donaciones en el Parque das Tribos (un barrio periférico de Manaos, hogar de 700 familias compuestas por 80% de indígenas de 35 etnias.). Ella y otros líderes de la región han creado su propio “hospital de campaña” para atender a los pueblos indios que viven en ese territorio.

140810133 257532639139786 6845094995245962792 n
Parque das Tribos. Foto: Bruno Kelly

Estas historias se tejen en los caminos que habitan los bordes, de puerto a puerto, de comunidad a comunidad, en los que las personas norteñas, ribereñas y amazónicas crean nuevas posibilidades de vida. Es en los encuentros de estas historias y personas que se crean poderosas organizaciones colectivas para luchar por nuestras vidas y por la vida de nuestros familiares.

Como Nodo Brasil, nos parece importante poner en el centro las ofensivas contra la Amazonía y contra los pueblos indígenas. También nos parece fundamental afirmar que el cuerpo de un nuevo ahora y la hipótesis de un futuro están en el territorio creado por esas mujeres que reafirman el poder de crear un mundo en el que se pueda respirar.

El escenario es de horror

Para quienes escribimos, la experiencia de reclamar oxígeno es indescriptible, resulta difícil, incompleto, compartir la impotencia de no poder acceder a una cama de hospital, de que se diga a nuestros familiares contagiados por covid que los hospitales. Para nosotras, dispersas entre el norte y el sur de Brasil, las palabras, nuestras narrativas, quieren ser un soplo de oxígeno para conspirar con quienes hoy se sienten sin aire.

https://desinformemonos.org/amazonia-asfixiada/

Deja una respuesta

Required fields are marked *