05 Mar 2024

Blog

Alcanzar la igualdad de género, al ritmo actual, tomará 300 años
DERECHOS Y LIBERTADES, PRINCIPAL

Alcanzar la igualdad de género, al ritmo actual, tomará 300 años 

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, quien hizo énfasis en la situación en Afganistán y la misoginia en redes sociales como ejemplos puntuales.

El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, ha alertado sobre la brecha de género existente en todo el mundo, y ha advertido que a este ritmo, se necesitarán 300 años para alcanzar la igualdad entre hombres y mujeres. La reunión de la Comisión sobre la Situación de la Mujer de la ONU ha abordado la brecha tecnológica, y Guterres ha destacado la necesidad de promover la contribución de las mujeres a la ciencia, la tecnología y la innovación.

El Secretario General ha enfatizado la importancia de incluir la perspectiva de género en las negociaciones multilaterales, ya que muchos países se oponen a ello. Además, ha destacado los ejemplos que socavan la igualdad de género en todo el mundo, como la situación en Afganistán, donde las mujeres y niñas han sido borradas de la vida pública. «Los avances logrados en décadas se están evaporando ante nuestros ojos», alertó Guterres.

«La desinformación misógina y las falsedades» en las redes sociales, tienen el objetivo de «silenciar a las mujeres y obligarlas a salir de la vida pública», recordó. «Las historias pueden ser falsas, pero el daño es muy real», recordó, tras instar a «cambiar» los «marcos internacionales, que no están adaptados a las necesidades y las aspiraciones de las mujeres y las niñas del mundo», donde hay países que «se oponen a la inclusión de la perspectiva de género en negociaciones multilaterales”.

En cuanto a la brecha tecnológica, Guterres ha destacado que los beneficios del acceso a servicios médicos en línea, recursos financieros y plataformas digitales seguras son para todos, no solo para las mujeres.

Además, ha señalado que de los 3.000 millones de personas que aún no están conectadas a internet, la mayoría son mujeres y niñas en países en desarrollo.