22 May 2022
PRINCIPAL

Tres jóvenes acusan a policías locales de Granada de torturas y detención ilegal 

Según la denuncia, los jóvenes escucharon cómo varios agentes de policía se acercaban a su vehículo al grito de «estos son los rojos de mierda».

El periodista Miquel Ramos ha informado en La Marea que un vídeo «muestra a varios agentes rodeando una furgoneta mientras otros reducen a una persona en el suelo».

«Se oyen gritos y las sirenas de varios vehículos policiales. Las personas detenidas permanecen en un rincón oscuro inmovilizadas por los policías. Varias personas contemplan la escena atónitas y recriminan a los agentes su actitud. Estos, porra en mano, desalojan a los presentes mientras se escuchan gritos de la persona que está siendo detenida a escasos metros. Un perro camina por la zona desorientado», explica de la primera grabación a la que ha tenido acceso La Marea.

1280px Policia local Granada car detail

Según consta en la denuncia, los tres jóvenes “escuchan cómo varios agentes de policía se acercan al vehículo y dicen: ‘Estos son los rojos de mierda’ y comienzan a forzar la puerta de entrada lateral del vehículo sin mediar palabra y sin ningún motivo justificado”.

Según el atestado policial, los agentes acudieron tras recibir una llamada por la presencia de numerosas personas “colapsando la carretera” adyacente a la sala El Tren.

La versión de los policías es que, al llegar, “un perro de raza peligrosa de tipo pitbull estaba suelto y agresivo” y que, tras intentar morder a los agentes, se refugió en una furgoneta.

Por otro lado el relato de los jóvenes, que consta en la denuncia, es totalmente opuesto al de los policías. Según los jóvenes, el perro en cuestión tiene 14 años, no es de raza peligrosa y tiene varios problemas de salud.

“El animal solo come papillas, no puede ni morder y para nada es un perro agresivo”, explica a La Marea.

Uno de los detenidos explica que fueron sacados a la fuerza del vehículo por varios agentes tras romper los cristales y percatarse de que estaban grabando la actuación policial. Ya engrilletados, los agentes siguieron “golpeándoles con la defensa y propinándoles patadas por el cuerpo y la cabeza” mientras permanecían inmovilizados.

A una de estas personas, prosigue la denuncia, “le cogen del pelo y le arrastran por el suelo, arrancándole varias rastas mientras ella gritaba de dolor”.

En otro vídeo al que ha tenido acceso La Marea, «grabado por un testigo de los hechos, se ve cómo uno de los detenidos permanece en el suelo mientras los agentes alejan a los testigos de la escena y los perros de los detenidos deambulan desconcertados oyendo los gritos de dolor de sus dueños, que posteriormente fueron introducidos en diferentes vehículos policiales».