fbpx
DERECHOS Y LIBERTADES, DESTACADA

Más de 6.500 trabajadores migrantes han muerto en Qatar preparando el Mundial de fútbol 

Una investigación de The Guardian publicada esta semana ha revelado una dantesca realidad: más de 6.500 trabajadores migrantes de India, Pakistán, Nepal, Bangladesh y Sri Lanka habrían muerto en Qatar en los preparativos de la Copa Mundial de la FIFA Qatar 2022.

Artículo de Eulixe
En diciembre de 2010 la FIFA hizo pública la polémica decisión de realizar el Mundial de Fútbol 2022 en Qatar, un país con nulo arraigo futbolístico, un clima muy poco favorable para la práctica de este deporte, y sobre todo un país donde impera la ley islámica y donde no existen partidos políticos, ni elecciones, ni libertades ni se respetan los derechos humanos. Sin embargo, la ley del dinero se impuso, y desde el mismo momento en que se hizo oficial la designación, Qatar se puso manos a la obra para preparar tan importante evento.

Además de siete nuevos estadios, se han completado o están en marcha decenas de grandes proyectos, desde un nuevo aeropuerto a carreteras, hoteles y hasta una nueva ciudad que albergará la final del Mundial. Todo ello haciendo uso de mano de obra migrante con nulos derechos laborales y en condiciones de semi esclavitud.

Una investigación del diario The Guardian ha revelado además los terribles datos de siniestralidad laboral, accediendo a los datos de los países de origen de dichos trabajadores. Los datos de India, Bangladesh , Nepal y Sri Lanka revelaron que hubo 5.927 muertes de trabajadores migrantes en el período 2011-2020. Por separado, los datos de la embajada de Pakistán en Qatar informaron de otras 824 muertes de trabajadores paquistaníes, entre 2010 y 2020. El número total de muertos es significativamente mayor, ya que estas cifras no incluyen las muertes de varios países que envían un gran número de trabajadores a Qatar, incluidas Filipinas y Kenia. Tampoco se incluyen las muertes ocurridas en los últimos meses de 2020.

Qatar

Si bien los registros de defunción no están clasificados por ocupación o lugar de trabajo, es probable que muchos trabajadores que murieron estuvieran empleados en estos proyectos de infraestructura de la Copa del Mundo. Se han producido 37 muertes entre trabajadores directamente vinculados a la construcción de estadios de la Copa del Mundo, de los cuales 34 están clasificados como “no relacionados con el trabajo” por el comité organizador del evento. Los expertos han cuestionado el uso del término porque en algunos casos se ha utilizado para describir las muertes que han ocurrido en el trabajo, incluidos varios trabajadores que se derrumbaron y murieron en las obras de construcción del estadio.

Estos datos exponen el fracaso de Qatar para proteger a sus 2 millones de trabajadores migrantes, o incluso investigar las causas de la aparentemente alta tasa de muerte entre los trabajadores, en su mayoría jóvenes. La terrible cifra de muertos se detalla en largas hojas de cálculo de datos oficiales que enumeran las causas de muerte: múltiples heridas contundentes debido a una caída desde una altura; asfixia por ahorcamiento; causa indeterminada de muerte por descomposición… Pero entre las causas, la más común es, con mucho, las llamadas “muertes naturales”, a menudo atribuidas a insuficiencia cardíaca o respiratoria aguda.

Según los datos obtenidos por The Guardian, el 69% de las muertes entre trabajadores indios, nepalíes y bangladesíes se clasifican como naturales. Solo entre los indios, la cifra es del 80%.

Qatar: sin autopsia ni explicaciones

The Guardian informó anteriormente que tales clasificaciones, que generalmente se hacen sin una autopsia, a menudo no brindan una explicación médica legítima de la causa subyacente de estas muertes. En 2019, descubrió que es probable que el intenso calor del verano de Qatar sea ​​un factor significativo en la muerte de muchos trabajadores. Los hallazgos de The Guardian fueron respaldados por una investigación encargada por la Organización Internacional del Trabajo de la ONU que reveló que durante al menos cuatro meses del año los trabajadores enfrentaron un estrés por calor significativo cuando trabajaban al aire libre.

Qatar sigue arrastrando los pies sobre este tema crítico y urgente en aparente desprecio por la vida de los trabajadores. Hemos pedido a Qatar que modifique su ley sobre autopsias para exigir investigaciones forenses sobre todas las muertes repentinas o inexplicables, y aprobar una legislación que exija que todos los certificados de defunción incluyan una referencia a una causa de muerte médicamente significativa – Hiba Zayadin, investigador de Human Rights Watch.

El gobierno de Qatar asegura que el número de muertes, que no discute, es proporcional al tamaño de la fuerza laboral migrante y que las cifras incluyen trabajadores de cuello blanco que han muerto naturalmente después de vivir en Qatar durante muchos años. La investigación de The Guardian también ha destacado la falta de transparencia, rigor y detalle en el registro de muertes en Qatar. Las embajadas en Doha y los gobiernos de los países emisores de mano de obra se muestran reacios a compartir los datos, posiblemente por razones políticas. Cuando se han proporcionado estadísticas, hay inconsistencias entre las cifras de diferentes agencias gubernamentales y no existe un formato estándar para registrar las causas de muerte. Una embajada del sur de Asia dijo que no podían compartir datos sobre las causas de muerte porque solo estaban registrados a mano en un cuaderno.

Eulixe