22 Jul 2024

Blog

5 razones por las que Sumar y Podemos deben confluir
DESTACADA, POLÍTICA ESTATAL

5 razones por las que Sumar y Podemos deben confluir 

Podemos y Sumar no sólo están luchando por su supervivencia, sino también por el futuro de la izquierda española

Es un hecho indiscutible: el tiempo y la política no siempre están en consonancia. Los apremios temporales pueden romper las mejores estrategias y planificaciones, creando espejismos en el desierto político. Cuando las circunstancias nos obligan a una acción rápida y efectiva, la cuestión es: ¿podrán los protagonistas de este drama político español, Podemos y Sumar, superar el desafío?

La Vicepresidenta Segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, se encuentra en un dilema de contienda contra el tiempo. La anticipada convocatoria electoral ha detonado las previsiones y esquemas previstos por Díaz para reunificar las fuerzas progresistas bajo el estandarte de Sumar. La estrategia, enmarcada en largas negociaciones veraniegas, se ha visto comprimida en un breve lapso, una especie de carrusel frenético, con la urgencia de juntar a diferentes facciones políticas con ideologías que a veces parecen polos opuestos.

Se trata de una compleja alquimia política que debe amalgamar en un tiempo récord entidades como Podemos, Más Madrid, Compromís, Izquierda Unida, los comuns y una lista creciente de partidos minoritarios. En este laberinto de aspiraciones políticas, no hay ninguna formación a la izquierda del PSOE que pueda enarbolar victorias tras los resultados del 28 de mayo.

EL IMPREVISTO DESPERTAR

El maniobra política del Presidente del Gobierno ha agitado el escenario, provocando que los principales actores muestren una volición sin precedentes hacia la unidad. En este clima de urgencia, Ione Belarra, Secretaria General de Podemos, ha manifestado su disposición para unir fuerzas, para presentar una candidatura consolidada con el objetivo de obtener un resultado más robusto.

Este espíritu de cooperación parece ser compartido por otros líderes políticos, incluyendo a Alberto Garzón de Izquierda Unida, quien hizo eco de la necesidad de una propuesta conjunta para frenar lo que describió como «ola reaccionaria». En este sentido, la dirección federal del partido señaló que sólo a través de la sumatoria de organizaciones políticas y la sociedad civil, se puede construir una propuesta de país seria y viable. En el marco de este desafío, Sumar y Yolanda Díaz se presentan como una oportunidad para proponer un proyecto de país y ganar las elecciones generales.

DIFICULTADES EN EL CAMINO HACIA LA UNIDAD

Sin embargo, la tarea de la unidad no es una sencilla ecuación matemática, sino un proceso lleno de enredos, como quedó demostrado en las conversaciones previas al lanzamiento de Sumar. En aquel entonces, la resistencia a establecer condiciones previas al 28 de mayo por parte de Compromís y Más Madrid ya indicaba los desafíos inherentes a la articulación de un movimiento tan amplio.

Además, a medida que más partidos se suman al proyecto de Díaz, es probable que lo hagan a cambio de ciertas promesas de representación. Este tipo de pactos crean una red de compromisos que, con tantos actores implicados, podría resultar en una matriz imposible de resolver. Estos dilemas ya comenzaron a surgir durante las primeras conversaciones entre los negociadores de Sumar y los demás partidos a principios de año, cuando Díaz preveía un escenario de largas negociaciones estivales.

MOVIMIENTO EN MEDIO DE LA TURBULENCIA

La maniobra de Pedro Sánchez ha simplificado la situación a una sola cuestión: ¿existe realmente la voluntad de un pacto? Después de unas elecciones que han dejado a Podemos en una posición precaria, perdiendo su presencia en la Comunidad de Madrid y las Corts Valencianes, y sin lograr un asiento en los ayuntamientos de la capital ni de València, la necesidad de un pacto se vuelve cada vez más apremiante.

La izquierda ha quedado considerablemente debilitada en todo el país, dejando a la formación de Belarra fuera de cinco de los seis gobiernos autonómicos en los que tenía representación y reduciendo de 47 a 15 el número de diputados autonómicos. Sin embargo, algunos en Podemos restan importancia a estos resultados, argumentando que Podemos es un partido con un mejor desempeño en las elecciones generales que en las municipales o autonómicas.

LA DIVISIÓN ELECTORAL: UN PELIGRO LATENTE

En las elecciones generales la fragmentación se penaliza más que en las autonómicas y municipales. Podemos, por su parte, intenta transmitir «tranquilidad». Afirman que ya estaban preparados para la posibilidad de un adelanto electoral y que el partido tiene sus deberes hechos. Sin embargo, queda por ver si la voluntad declarada se traducirá en un acuerdo tangible. Si se logrará el entendimiento en una mesa que ya está puesta, es la incógnita que persiste. Mientras tanto, el reloj sigue marcando el ritmo incesante de la cuenta regresiva.

Para resumir, las claves de esta difícil pero necesaria unificación son cinco:

  1. Unidad de la izquierda: La división de la izquierda ha demostrado tener efectos electorales negativos. La confluencia entre Podemos y Sumar permitiría unir fuerzas y presentar una alternativa sólida y unificada, lo que podría tener un impacto positivo en las elecciones.
  2. Ampliación de apoyo electoral: Al unir diferentes fuerzas progresistas, se podría atraer a un espectro más amplio de votantes. La colaboración entre Podemos y Sumar podría generar una mayor movilización del electorado de izquierda y aumentar las posibilidades de éxito electoral.
  3. Fortalecimiento del proyecto político: Al sumar fuerzas, se pueden articular propuestas y programas políticos más sólidos y coherentes. Podemos y Sumar podrían trabajar juntos para desarrollar una propuesta de país atractiva que aborde los problemas y desafíos actuales de la sociedad.
  4. Mejor utilización de recursos: La confluencia podría evitar la dispersión de recursos y esfuerzos en diferentes partidos y candidaturas. Al unirse, Podemos y Sumar podrían compartir recursos, experiencia y estructuras organizativas, optimizando así su capacidad para competir en las elecciones.
  5. Mejor representación política: La convergencia permitiría una mayor representación política para las fuerzas de izquierda. Al unir sus fuerzas, Podemos y Sumar podrían aspirar a un mayor número de escaños y una presencia más significativa en las instituciones, lo que les proporcionaría una plataforma más sólida para promover sus políticas y propuestas.

Estos desafíos se presentan ante un escenario político incierto, exigiendo soluciones rápidas y contundentes. El fantasma de la desunión amenaza con sumir a la izquierda en un ciclo de fracasos electorales, agravando su posición en el tablero político español.

CONCLUSIÓN: ENTRE LA ESPADA Y LA PARED

Podemos y Sumar, al enfrentarse a estos desafíos, no sólo están luchando por su supervivencia, sino también por el futuro de la izquierda española. Están caminando sobre una cuerda floja, con el vacío del fracaso electoral bajo sus pies y la promesa de un futuro más unido y fuerte frente a ellos. El reloj sigue avanzando, y cada segundo que pasa, la necesidad de un acuerdo se hace más urgente.

Las preguntas siguen en el aire. ¿Lograrán Podemos y Sumar unir fuerzas en tiempo récord? ¿Conseguirán superar sus diferencias para presentar una cara unida a la ciudadanía? ¿Tendrán la habilidad y la voluntad necesarias para navegar por estas aguas turbulentas y llegar a un puerto seguro? La cuenta atrás ha comenzado, y sólo el tiempo revelará las respuestas a estas preguntas.

En este juego de ajedrez político, las próximas semanas serán cruciales. Las decisiones que se tomen ahora podrían cambiar para siempre la trayectoria de la izquierda española. Cada movimiento cuenta, y el tiempo, siempre implacable, no espera a nadie.

Aunque la situación parece insostenible, recordemos que a veces, la política tiene una forma sorprendente de reinventarse. Y quién sabe, quizás estemos a punto de presenciar un nuevo amanecer para la izquierda española. O tal vez, simplemente, seamos testigos de su ocaso. Sólo el tiempo, el gran revelador, dirá.