fbpx
DESTACADA

Vídeo | El ridículo de un policía que trataba de intimidar a los trabajadores de Tubacex 

El conflicto laboral de Tubacex entró el pasado jueves a un nuevo escenario.

El pasado jueves el comité de empresa de Tubacex rechazaba la propuesta alternativa presentada por el gobierno vasco, que había sido visto con buenos ojos por parte de la empresa, pero, expone Deia, «las prejubilaciones y los despidos de 129 trabajadores anulados por los tribunales han vuelto a convertirse en un obstáculo insalvable».

Según un comunicado interno de la empresa remitido el pasado jueves a toda la plantilla, el Departamento de Trabajo había puesto sobre la mesa un plan que suponía concesiones por ambas partes. Por un lado, se establecía un plan de bajas «voluntarias» con la indemnización de un despido improcedente más 3.000 euros y aumentando las prejubilaciones que fueron anuladas de 11 a 15.

Sin embargo, esto no resultaba algo novedoso puesto que la empresa había planteado básicamente lo mismo en la negociación directa con el comité y había reducido de 95 a «un máximo de 64» los «despidos forzosos».

Tras tantos días de huelga los trabajadores ya han sufrido distintas cargas policiales e incluso identificaciones de mala gana, como la que se verilaziba recientemente en redes.

En el vídeo subido a las redes sociales se puede ver cómo este trabajador afea la actitud de un agente al que espeta que «»tratar con esta chulería y con esta prepotencia no es tratar con respeto, tener el dedo en el gatillo con una escopeta para intimidar no es tratar con respeto, es tratar de forma irrespetuosa (…) Estás aprovechándote de ese puto uniforme para tratarme con chulería».

Ante ello, el agente reclama al trabajador que se acerque a su posición, ante lo cual este se niega, manteniéndose en la fila junto a sus compañeros. Ante ello, dos ertzainas se adelantan y se lo llevan sin mediar mayor explicación para proceder a su identificación.

Captura web 25 9 2021 231834 twitter.com

Tras esto se ha viralizado un nuevo vídeo en el que los huelguistas se encontraban frente al cordón policial, cuando un agente, trataba de intimidar a estos postrando una cámara de vídeo frente a sus caras. Pero, quedando en el más absoluto ridículo, uno de los trabajadores tuvo que advertirle: «Que le quites la tapa, que no estás grabando nada».