fbpx
DESTACADA, INTERNACIONAL

Retenidos y expulsados de Marruecos Gonzo y cuatro miembros del equipo de ‘Salvados’ 

Según EFE y medios locales los periodistas serán expulsados de Marruecos y embarcarán en un avión rumbo a España.

El pasado mes de febrero conocíamos la noticia de que al menos 24 obreros habían muerto en una fábrica en Tánger por un accidente causado por un cortocircuito eléctrico. Se trataba de una fábrica textil clandestina situada en el sótano de un edificio residencial, ubicada al sur de Tánger, cerca de la carretera a Rabat. Según el portal web le360.ma, en la fábrica trabajaban unas cuarenta personas. 

Hasta allí se han desplazado Gonzo y cuatro periodistas de Salvados, el programa de La Sexta, que han sido retenidos por las autoridades marroquíes y serán obligados a volver a España.

Gonzo

Además, Descifrando la Guerra da más detalles en su perfil de Twitter sobre lo ocurrido. Según explica el portal, la asociación Attawassoul, con la que habían concertado la entrevista, informó que el equipo fue rodeado y detenido en una cafetería. «La sede de la asociación ha sido también rodeada por fuerzas de seguridad, según denuncia su presidente Bouker el Khamil», explican.

Según EFE y medios locales los periodistas serán expulsados de Marruecos y embarcarán en un avión rumbo a España. El motivo de la expulsión sería no tener autorización para grabar. Los detenidos son Gonzo, director del programa, la periodista Carola Solé y dos técnicos.

Parece que esta situación es una piedra más entre Marruecos y España, que sufren una crisis diplomática que comenzó con la entrada de 10.000 migrantes en Ceuta y se agravó con la acogida del presidente saharaui y líder del Polisario, Brahim Ghali, enfermo de COVID que abandonó el país una vez recuperado. La detención y expulsión de los periodistas de Salvados puede tensar aún más la relación entre España y Marruecos. 

La explicación de Gonzo

Gonzo explicaba poco después en un vídeo publicado en Twitter los porqués de esta expulsión, que se produjo con la policía marroquí escoltando a los españoles hasta su salida del país.

«Quería aclarar las noticias que han circulado esta tarde, porque no hemos sido detenidos», decía en un primer momento Gonzo. «Estábamos tomando un té en una terraza cuando se acercaron policías de paisano que nos preguntaron qué estábamos haciendo y nos pidieron la documentación», narraba el periodista.

«Les contamos que habíamos venido para hablar y conocer a las familias de la gente falleció aquí en un taller textil en el pasado mes de febrero, porque es un tema que nos interesaba conocer», dice.

Gonzo deja claro que no grabaron en ningún momento. «Como hacemos siempre antes de un reportaje vamos a hablar con las personas para que nos cuenten su historia, para ver si realmente hay hechos que permitan que hagamos un reportaje», hacía ver el periodista.

El problema es que no tenían los permisos pertinentes, a pesar de que no habían ido a grabar, motivo por el que suele hacer ese trámite. «Como no veníamos a grabar ni teníamos equipo de rodaje dimos por hecho que no necesitábamos ese permiso, pero la policía nos informó de que siendo periodistas aunque no vengamos a grabar, aunque sea a hablar con gente, necesitábamos esos permisos», rememoraba Gonzo. 

De la terraza la policía les llevó directamente al aeropuerto de Tánger, ciudad en la que se encontraban para que subieran «en el próximo vuelo», como así ocurrió.