20 Jun 2024

Blog

Europa y la memoria a corto plazo
PRINCIPAL

Europa y la memoria a corto plazo 

La creciente influencia de la extrema derecha en Europa es un desafío para la estabilidad y la cohesión del continente

El avance de la extrema derecha en toda Europa se ratifica con la primera posición en Francia, Italia, Austria, Hungría y Bélgica. Las elecciones europeas de 2024 han mostrado un notable incremento en el apoyo a los partidos de extrema derecha en varios países del continente.

EL AVANCE DE LA EXTREMA DERECHA

Cinco países han visto a los partidos de extrema derecha alcanzar la primera posición en las elecciones europeas: Francia, Italia, Austria, Hungría y Bélgica. Este fenómeno no se limita a estos cinco países, ya que en lugares como Alemania, el partido AfD ha logrado colocarse en la segunda posición, por detrás de la CDU y por delante del SPD.

Sin embargo, la extrema derecha no ha conseguido revalidar su triunfo reciente en Países Bajos, quedando como segunda fuerza por detrás de la alianza de socialdemócratas y verdes. En Polonia, el PiS ha sido desbancado por la alianza liderada por el primer ministro, Donald Tusk. En la República Checa, la extrema derecha ha irrumpido como tercera fuerza con el partido Přísaha a Motoristé, encabezado por Filip Turek, un ex piloto de F4 filonazi. En España, Vox ha rondado el 10% de los votos, y la candidatura de Alvise Pérez ha obtenido un 4% y tres escaños.

LOS PAÍSES DONDE LA EXTREMA DERECHA HA GANADO

Francia: La ultraderecha, liderada por Marine Le Pen con el partido Agrupación Nacional, ha ganado las elecciones con el 31,5% de los votos. Renacimiento, el partido de Emmanuel Macron, ha quedado en segundo lugar con el 14,5%, seguido de la lista conjunta del Partido Socialista y Plaza Pública con el 14%. Francia Insumisa ha quedado en cuarta posición con el 10,1% de los votos.

Italia: Hermanos de Italia, liderado por Giorgia Meloni, ha logrado entre el 26 y el 30% de los votos, consolidándose como la primera fuerza política del país. El Partido Democrático, liderado por Elly Schlein, ha obtenido entre el 21 y el 25%. Matteo Salvini, con la Lega, ha conseguido entre el 8% y el 10%, mientras que Forza Italia, tras la muerte de Silvio Berlusconi, ha alcanzado entre el 8,5% y el 10,5%.

Austria: El Partido Liberal de Austria (FPÖ), de ultraderecha, ha ganado las elecciones con el 25,5% de los votos. Le siguen los conservadores del Partido Popular Austríaco (ÖVP) con el 24,7% y los socialdemócratas del SPÖ con el 23,3%. Los Verdes han superado a los liberales de NEOS por la mínima, obteniendo el 10,9% frente al 10,1% de estos últimos.

Hungría: Víktor Orbán y su coalición Fidesz-KDNP han mantenido su hegemonía con el 44% de los votos y 11 escaños, aunque han perdido un par de escaños. TISZA, el partido de Péter Magyar, ha conseguido el 31% y 7 escaños.

Bélgica: El partido Vlaams Belang ha obtenido el 14,6% de los votos, mientras que el nacionalista flamenco N-VA ha quedado en segundo lugar con el 14,1%. Los liberales francófonos han sido los terceros más votados con el 12,5%, seguidos de la izquierda francófona y flamenca (PTB-PVDA) con el 10,6%.

REPERCUSIONES

El avance de la extrema derecha en Europa es un fenómeno preocupante que refleja el aumento de la polarización política en el continente. La pandemia de COVID-19 y la crisis económica han sido factores que han alimentado el descontento y el apoyo a los partidos extremos.

La creciente influencia de la extrema derecha en Europa es un desafío para la estabilidad y la cohesión del continente. Los líderes europeos deben abordar las causas subyacentes del descontento y trabajar hacia políticas inclusivas que puedan revertir esta tendencia. La polarización y el extremismo solo pueden ser contrarrestados mediante un compromiso renovado con los valores democráticos y los derechos humanos.

Deja una respuesta

Required fields are marked *