20 Jun 2024

Blog

El sistema sanitario de Gaza podría «colapsar en unas pocas horas»
DESTACADA, INTERNACIONAL

El sistema sanitario de Gaza podría «colapsar en unas pocas horas» 

Las enfermeras y enfermeros, las y los médicos, y todo el personal sanitario están trabajando bajo una presión insostenible, tratando de salvar vidas con recursos cada vez más limitados.

Las alarmas han sido encendidas con fuerza desde la Franja de Gaza, donde las autoridades sanitarias advierten de un inminente colapso del sistema de salud en cuestión de horas debido a la falta de combustible. Esta situación crítica es consecuencia directa del bloqueo impuesto por Israel sobre el paso de Rafah, que ha impedido la entrada de suministros esenciales y la salida de enfermos y heridos.

UN BLOQUEO QUE AGRAVA LA CRISIS HUMANITARIA

La semana pasada, las tropas israelíes tomaron el control del lado palestino del paso de Rafah, bloqueando de manera efectiva el flujo de ayuda humanitaria hacia la Franja de Gaza. Este movimiento ha exacerbado una crisis humanitaria ya severa, dejando a miles de personas sin acceso a los recursos más básicos para sobrevivir. La situación es tan desesperada que el Ministerio de Sanidad de Gaza ha emitido un comunicado urgente, advirtiendo que el sistema sanitario «colapsará en unas pocas horas» si no se restablece el suministro de combustible.

El impacto de este bloqueo es devastador. Los hospitales, ambulancias y servicios de transporte médico dependen de generadores eléctricos que están a punto de detenerse por completo. La falta de electricidad significará que los equipos médicos esenciales dejarán de funcionar, poniendo en peligro la vida de miles de pacientes, incluidos aquellos en unidades de cuidados intensivos y neonatales.

EL CLAMOR INTERNACIONAL Y LA INACCIÓN

A lo largo de la última semana, la comunidad internacional ha hecho múltiples advertencias sobre el empeoramiento de la crisis humanitaria en Gaza. Hamish Young, coordinador de emergencias del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en Gaza, enfatizó que la situación «empeorará si no se reactivan las operaciones humanitarias en 48 horas». Según Young, los suministros críticos se están agotando rápidamente, y sin la reactivación inmediata de la entrega de combustible y ayuda, las consecuencias serán catastróficas.

Por su parte, Jens Laerke, portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), describió la toma del paso por parte de Israel como «un golpe devastador» para las operaciones humanitarias en Gaza. Laerke advirtió que la falta de combustible durante un periodo prolongado es «una forma muy efectiva de enterrar las operaciones humanitarias», dejando a la población civil en una situación insostenible.

A pesar de estas advertencias, las respuestas de la comunidad internacional han sido insuficientes. Las promesas de análisis y seguimiento no se han traducido en acciones concretas que alivien la emergencia inmediata. Esta falta de acción refleja una indiferencia alarmante hacia el sufrimiento de las personas en Gaza, que ya viven bajo condiciones de extrema adversidad.

EL PRECIO HUMANO DEL BLOQUEO

El bloqueo del paso de Rafah no solo impide la entrada de suministros esenciales, sino que también bloquea la salida de personas que necesitan atención médica urgente fuera de Gaza. Los heridos y enfermos, muchos de ellos niños, se encuentran atrapados en un enclave donde los recursos médicos son insuficientes para tratar sus condiciones.

El Ministerio de Sanidad de Gaza ha reiterado que «unas pocas horas» es todo lo que separa al sistema sanitario de un colapso total. Sin electricidad, los equipos de soporte vital dejarán de funcionar, las cirugías de emergencia no podrán realizarse y los pacientes crónicos no recibirán el tratamiento que necesitan. Esta situación no solo amenaza la vida de miles de personas, sino que también incrementa el sufrimiento de una población que ya enfrenta enormes desafíos diarios.

Las enfermeras y enfermeros, las y los médicos, y todo el personal sanitario están trabajando bajo una presión insostenible, tratando de salvar vidas con recursos cada vez más limitados. Este escenario es una violación flagrante de los derechos humanos y un claro ejemplo de cómo las políticas de bloqueo y aislamiento pueden tener consecuencias mortales.

UN LLAMADO A LA ACCIÓN

Es imperativo que la comunidad internacional tome medidas inmediatas para aliviar esta crisis humanitaria. Las organizaciones humanitarias deben tener acceso sin restricciones a Gaza para entregar suministros esenciales y proporcionar el apoyo necesario a los servicios de salud. Los gobiernos y organismos internacionales deben presionar a Israel para que levante el bloqueo del paso de Rafah y permita la entrada de combustible y otros suministros vitales.

El silencio y la inacción no son opciones cuando miles de vidas están en juego. La situación en Gaza requiere una respuesta urgente y coordinada que priorice la salud y el bienestar de su población. Es una cuestión de humanidad básica y responsabilidad global.

El colapso del sistema sanitario en Gaza sería una tragedia de proporciones inmensas, que podría haberse evitado con una intervención oportuna y decisiva. La comunidad internacional debe actuar ahora para evitar una catástrofe humanitaria y demostrar que los derechos humanos y la dignidad de las personas son más importantes que las políticas de aislamiento y bloqueo.

Deja una respuesta

Required fields are marked *