23 May 2022
DESTACADA

El Congreso concluye que Rajoy y Cospedal ordenaron la Kitchen 

Las conclusiones del PSOE salen adelante con el apoyo de Unidas Podemos.

La comisión de investigación sobre el espionaje al extesorero del PP Luis Bárcenas ha concluido este miércoles su trabajo concluyendo que «la cúpula directiva del Partido Popular», partido presidido entonces por Mariano Rajoy, con María Dolores de Cospedal como su número dos, «ordenó la utilización partidista, delictiva e ilegal de efectivos, medios y recursos del Ministerio del Interior, para hacer un seguimiento y encontrar las pruebas que obraran en el poder del extesorero Luis Bárcenas y que inculparan al Partido Popular sobre la 17 financiación irregular y los casos de corrupción durante los años en que gobernaban».

template 2021 12 22T154214.236

El texto de conclusiones de la comisión ha sido aprobado por amplía mayoría: 159 favor, 149 contra; 29 abstenciones. A favor el PSOE y Unidas Podemos que se ha sumado al incluir una enmienda.

Ese documento, difunde eldiario.es, sentencia que «la Operación se dirigía desde tres sedes, la sede del Partido Popular en la calle Génova, con el conocimiento de la Secretaria General del partido, María Dolores de Cospedal, que informaba al Presidente del Partido y del Gobierno, Mariano Rajoy; la sede del Ministerio del Interior, con el ministro Jorge Fernández Díaz que le encargó al Secretario de Estado de Seguridad, Fernando Martínez la puesta en marcha de todo el operativo delictivo y, su epicentro, en la Dirección Adjunta Operativa de la Policía Nacional que dirigía Eugenio Pino Sánchez».

«La finalidad de la Operación Kitchen era la obstrucción de las investigaciones judiciales en marcha y que las pruebas que pudieran estar en posesión de Luis Bárcenas se destruyeran u ocultaran para que nunca fueran utilizadas por la administración de Justicia, e incluso de los propios miembros del Cuerpo que actuaban como policía judicial. Y para esta finalidad de interés particular exclusivo del Partido Popular se utilizaron ilegalmente fondos reservados y efectivos policiales», sentencia el texto.