24 Abr 2024

Blog

De ‘Aftersun’ a ‘20.000 especies de abejas’: la sensibilidad como lenguaje cinematográfico
DESTACADA, EDUCACIÓN

De ‘Aftersun’ a ‘20.000 especies de abejas’: la sensibilidad como lenguaje cinematográfico 

En el panorama cinematográfico contemporáneo, dos películas emergen como ejemplos luminosos de la sensibilidad y la innovación que caracterizan el trabajo de directoras en el cine: Aftersun de Charlotte Wells y 20.000 especies de abejas de Estibaliz Urresola Solaguren. Estas obras no solo destacan por su calidad artística y su recepción crítica favorable, sino también por cómo articulan, a través de un lenguaje cinematográfico sensible y profundo, temas de identidad, memoria y transformación personal.

La memoria y la pérdida

La película Aftersun, dirigida por Charlotte Wells, se presenta como una meditación nostálgica y profundamente emotiva sobre la relación entre un padre, Calum, y su hija, Sophie, durante unas vacaciones en Turquía que sirven de telón de fondo para explorar los recuerdos y la pérdida. La narrativa se despliega a través de una serie de recuerdos entrelazados con el presente de Sophie, ahora adulta, quien intenta comprender y reconciliar su percepción de su padre con la realidad de quién era él realmente.

Lo que distingue a Aftersun es su enfoque en los momentos pequeños y aparentemente insignificantes que, en conjunto, construyen una imagen compleja y emotiva de la relación padre-hija. La película utiliza tanto la sutileza en su narrativa como la potencia visual, creando secuencias abstractas y oníricas que reflejan la naturaleza fragmentada y a menudo inalcanzable de los recuerdos. La actuación de Paul Mescal como Calum y Frankie Corio como la joven Sophie son piedras angulares del film, ofreciendo interpretaciones que son a la vez sutiles y profundamente conmovedoras​​.

La dirección de Wells ha sido elogiada por reinventar el lenguaje cinematográfico, utilizando el medio para desbloquear el potencial a menudo latente del cine para revelar mundos internos de conciencia y sentimiento. La película ha sido reconocida en diversos festivales de cine, destacando su habilidad para capturar la esencia de la experiencia humana a través de un lente introspectivo y sensible​​.

Aftersun: El aclamado drama con Paul Mescal llega a Netflix

Un viaje hacia la aceptación

20.000 especies de abejas, dirigida por Estibaliz Urresola Solaguren, narra la historia de Cocó, una niña de ocho años que lucha por encajar en las expectativas de género tradicionales impuestas por la sociedad. A través de los ojos de Cocó y su transformación, la película aborda temas de identidad y aceptación, mostrando cómo la protagonista y su familia navegan por las complejidades de la autoaceptación y el reconocimiento en un mundo que a menudo se muestra incomprensivo ante la diversidad de identidades.

La película se destaca por su enfoque delicado y compasivo, evitando los dilemas religiosos o políticos para centrarse en la experiencia humana desde una perspectiva íntima y personal. Urresola Solaguren utiliza la metáfora de las abejas para ilustrar la diversidad y la importancia de cada rol dentro de cualquier ecosistema social, resaltando la necesidad de aceptar y valorar las diferencias individuales.

20.000 especies de abejas ha sido reconocida en el ámbito internacional, recibiendo premios y nominaciones por su guion, dirección y actuaciones, especialmente la de Sofía Otero, quien interpreta a Cocó. La película ha sido alabada por su capacidad para tratar con sensibilidad y complejidad los temas de la infancia y la identidad de género, convirtiéndose en un importante aporte a la conversación sobre la aceptación y la inclusión de la diversidad de identidades de género desde edades tempranas​​​​​​.

image 5

La sensibilidad como lenguaje

La obra de Charlotte Wells y Estibaliz Urresola Solaguren es emblemática de un nuevo paradigma en el cine, donde la sensibilidad trasciende el mero tema para convertirse en una herramienta cinematográfica vital. Esta aproximación inyecta a sus películas una cualidad profundamente humana, permitiendo una resonancia emocional que se siente tanto personal como universal. Es precisamente esta habilidad para tejer la delicadeza en la dirección, profundizar en la emoción de sus personajes y emplear simbolismos y metáforas visuales con sutileza, lo que distingue su trabajo en el panorama cinematográfico contemporáneo.

Las películas de Wells y Urresola Solaguren, Aftersun y 20.000 especies de abejas respectivamente, son testimonios del poder narrativo de la sensibilidad. Ambas directoras demuestran una destreza excepcional en capturar la complejidad de las experiencias humanas, explorando temas como la memoria, la identidad, y el proceso de autodescubrimiento a través de lentes empáticos y considerados. La capacidad de estas obras para conectar con audiencias de diversas procedencias y experiencias de vida subraya la universalidad inherente a sus historias, al tiempo que refleja las particularidades de sus personajes y contextos.

image 6

Lo que realmente hace que el enfoque de Wells y Urresola Solaguren sea revolucionario es cómo la sensibilidad, lejos de ser pasiva, actúa como un lenguaje visual y narrativo activo. En Aftersun, la relación entre un padre y su hija se explora con una autenticidad que trasciende el guion, utilizando la cinematografía para revelar los mundos interiores de los personajes de manera que las palabras por sí solas no podrían. De manera similar, 20.000 especies de abejas utiliza la sensibilidad para abordar la fluidez de la identidad de género, presentando una narrativa que es tanto una reflexión sobre la autoaceptación como un llamado a la comprensión y la empatía.

Este uso innovador de la sensibilidad no solo desafía las convenciones narrativas sino que también amplía el alcance emocional y temático del cine. Al hacerlo, Wells y Urresola Solaguren no solo narran historias que son relevantes para el momento cultural actual sino que también establecen un precedente para el futuro del cine. Un futuro donde la sensibilidad no se vea como un elemento secundario de la narrativa, sino como una fuerza motriz que enriquece la textura y la profundidad de las historias cinematográficas.

image 7

El enfoque de estas directoras señala un cambio hacia un cine que valora la profundidad emocional y la complejidad de la experiencia humana. Su trabajo demuestra que la sensibilidad, cuando se emplea con intención y cuidado, puede transformar la manera en que las historias se cuentan y se experimentan, ofreciendo perspectivas que son a la vez íntimas y expansivas. A través de sus películas, Wells y Urresola Solaguren no solo han contribuido significativamente al cine contemporáneo sino que también han marcado el camino hacia un futuro donde el cine se escribe, y se siente, en femenino.

Deja una respuesta

Required fields are marked *