fbpx
DERECHOS Y LIBERTADES, DESTACADA

Vídeo | «Son niñas, ¿vale?»: Ángel Martín y su reflexión sobre el caso de Anna y Olivia 

«Poneos en el lugar de la familia», ha pedido Ángel Martín.

Este viernes Ángel Martín se ha sentado temprano frente a su ordenador como cada mañana para grabar su «informativo matinal para ahorrar tiempo», sin embargo, en esta ocasión el humor quedó a un lado.

Este jueves por la tarde se encontró en el mar el cuerpo de Olivia, la niña de seis años desaparecida junto a su hermana de uno, Anna, el pasado 27 de abril, después de que su padre, Tomás Gimeno, se las llevara. Todo apunta a que las asesinó y se suicidó.

Según han confirmado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), el cuerpo hallado este jueves a una profundidad de 1.000 metros en las costas de Tenerife es la mayor de las dos hermanas secuestradas por su padre hace más de un mes. El cuerpo de Olivia se encontraba en el interior de una bolsa de deportes que estaba atada a la cadena y al ancla de la lancha de su padre, el presunto asesino. Junto a esa bolsa, había otra bolsa vacía.

Ángel

El cadáver fue trasladado a tierra sobre las 18.00 y llevado al Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, en San Cristóbal de La Laguna Las autoridades aún buscan a Olivia y a su padre por mar y tierra.

«Anoche, al llegar a casa, me encontré de morros con las fotos de las crías que su padre se llevó hace unos meses, me temí lo peor y, efectivamente, fue lo peor», expresó Ángel Martín. «El informativo de hoy quiero usarlo para una cosa: son niñas, ¿vale? Son niñas».

El actor mandó un mensaje a los medios de comunicación para que detengan el morbo relacionado con este tipo de casos: «No convirtáis esto en un campeonato por ver quién puede contar los detalles más sórdidos o consigue las fotos y los vídeos más emotivos para que su audiencia llore más que la del otro. No camufléis morbo bajo el rótulo ‘Investigación’ o ‘Última hora'».

«Le pediría lo mismo a los periódicos digitales: son niñas. No busquéis clickbait para meter una publicidad antes de ver el vídeo que hayáis montado y su puta madre, no hagáis eso», continuó. «Si vais a tratar el tema, tratadlo siendo totalmente conscientes de que cada palabra, cada vídeo o cada imagen que decidáis que vais a usar casi seguro va a ser un disparo al corazón de la familia que la acaba de perder».

«Poneos en su lugar y tratar el tema como si la cría que ya no está fuera la vuestra, ¿vale?», concluyó.