La abogada demandará a El Mundo por acceder a una información de manera ilegal y por la difusión de falsedades y manipulación informativa.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

El diario El Mundo publicó que la abogada de Podemos Aina Díaz escribió en un chat del equipo jurídico de la formación morada que «los pantallazos» del móvil de la asistente personal de Pablo Iglesias los hizo la propia Dina Bousselham. Aseguraba, además, que en julio de 2016 esta letrada descartaba la posibilidad de «acreditar» que los medios que publicaron los mensajes del vicepresidente del Gobierno «sabían de la procedencia ilícita».

Sobre esta noticia ha publicado un comunicado la propia Aina Díaz, en el que califica la información vertida por el medio como «falsa» y anuncia que emprenderá «las opciones legales oportunas contra EL MUNDO y contra ESTEBAN URREIZTIETA y ÁNGELA MARTIALAY».

Díaz explica que El mundo accedió sin su «autorización y de forma irregular» a la información personal de la abogada, para proceder a informar a través de «una serie de informaciones falsas, descontextualizando frases que me atribuye» y «obviando innumerables sucesos» tras haber escrito esos mensajes. Señala, asimismo, que los mensajes fueron usurpados «de forma irregular», vulnerando su «derechos a la intimidad».

La abogada señala que las conclusiones jurídicas que le atribuyen en el artículo son «rotundamente falsas». «En concreto se falta a la verdad al afirmar que yo incluí en julio de 2016 en el chat de trabajo de los abogados de Podemos que ‘no fue ninguna cloaca del Estado quien filtró los mensajes'». Señala que ella nunca usó la expresión ‘cloaca del Estado’, ya que desconocía la existencia de esa «organización criminal» (acreditada su existencia en 2018) y que hasta noviembre de 2016 no se empieza a usar el término por ciertos periodistas de investigación.

El Mundo miente, según Díaz, al intentar tapar que «el comisario Villarejo accedió a la tarjeta del móvil de Dina Bousselham tras su robo y utilizó su contenido con afán de lucro personal y para desprestigiar a Podemos».

También miente el medio, siempre según la abogada, al afirmar que la abogada desaconsejó ‘esgrimir una operación de las cloacas del Estado para robar el móvil de la asistente personal de Pablo Iglesias‘, ya que «inventan un inexistente consejo que nunca di y que ni siquiera puede deducirse de los mensajes que se me atribuyen en la noticia publicada».

Señala Díaz que los periodistas Esteban Zurreiztieta y Ángela Martialay mienten también al señalar que la abogada concluyó ‘de manera rotunda’ que Dina Bousselham fue la responsable de la filtración del material de su móvil. De los mensajes, «se deduce lo contrario, ya que se comenta que ella pudo hacer capturas de pantalla que pasara a un tercero y este tercero fuera quién las pasara a OK Diario».

La Abogada señala que El Mundo ha tenido acceso a «un chat confidencial de trabajo entre abogados y abogadas», «protegido por la ley», por lo que se trata de un «uso no legal de contenidos a los que no debieran tener acceso y sobre los que realizan una operación de difusión de falsedades y manipulación informativa».

Tras esta explicación, Díaz anuncia acciones legales contra los periodistas y el medio.

Publicidad