fbpx
DERECHOS Y LIBERTADES, DESTACADA

Vídeo | Polémica en el Sporting de Gijón con 34 contagios por coronavirus y fiestas ilegales 

Una de las asistentes a esta fiesta del Sporting subió a sus redes sociales un vídeo que no deja lugar a dudas: celebración sin mascarilla ni distancia social alguna

La Delegación del Gobierno en Asturias ha pedido este lunes a la Policía Nacional que abra una investigación para aclarar si el brote de covid-19 vinculado al Sporting de Gijón, con con hasta el momento 34 personas contagiadas y 120 aisladas en observación, está relacionado con la celebración de fiestas.

Esta decisión se ha tomado tras constatar las imágenes y vídeos sobre el brote surgido en el ámbito del equipo gijonés, con seis jugadores de la primera plantilla y otros tres de los habituales del filial afectados.

El Confidencial publicó un vídeo que algunos jugadores del equipo habían estado en una fiesta ilegal con 80 personas el día 24,en un restaurante de la ciudad del que es propietario, entre otros, el vicepresidente del Sporting, Javier Martínez. Son capturas de Instagram provenientes del perfil de la novia de uno de los defensas del equipo, que fueron borradas el día de Navidad por la mañana.

En estas imágenes aparecen el centrocampista Nacho Méndez y Aizpiri, exjugador del Sporting B, ahora en el Melilla. De perfil, se intuye a Manu García, también centrocampista. Además de algún otro miembro del club, como el entrenador de porteros.

Un local del vicepresidente del Sporting

La fiesta tuvo lugar en el restaurante Bellavista, un club gijonés perteneciente al Grupo Gavia, que es propietario de varios locales de la ciudad. Uno de sus socios fundadores es precisamente Javier Martínez, consejero y vicepresidente del Sporting.

De ello se ha hecho eco el periodista Antonio Maestre, que denunció la situación en redes sociales destacando que el «brote de coronavirus alcanza ya a 130 personas».

La versión del club

El Sporting de Gijón ha emitido hoy un comunicado explicando la cronología de los hechos que han derivado en los diez contagios por coronavirus en el club, nueve en el primer equipo y uno en el cuerpo técnico, y se ha defendido asegurando que el origen está en el «ámbito social y familiar, no en las instalaciones de Mareo».

El club concreta el inicio de los contagios en el pasado día 27, cuando un jugador dice encontrarse mal «después de entrenar junto con el readaptador (tenía fiebre, dolor de espalda y cefalea), por lo que se realiza en su domicilio un test de los aportados por LaLiga, con resultado positivo», informa el Sporting. «Se pone en contacto con el médico del Club, que le hace otra prueba (antígenos) que confirma el positivo».

Sporting

Integrantes de la plantilla se habían sometido a una PCR y a una prueba de antígenos los días 19 y 20 sin ningún resultado positivo, se encontraban en ese momento dispersos por el Principado de Asturias, así que la dirección del club decidió realizar otro test de antígenos a los futbolistas que habían tenido contacto con el jugador que había dado positivo. Todos ellos dan también positivo.

«Tras conocerse los positivos se decide, de forma preventiva, convocar a todos los integrantes de la plantilla que se encontraban en esos momentos en Asturias para pasar las pruebas de antígenos, no solo jugadores sino también auxiliares y personal del staff que hubieran estado en algún momento en contacto con los jugadores afectados», explica el club.

Afirma el Sporting que «se testaron a 27 personas más (12 jugadores y 15 miembros del staff), resultando 2 positivos de los que habían estado en contacto con algún jugador de los afectados. El resto dieron negativo en las pruebas». A partir de ese momento «se comunica a todos los jugadores que permanezcan en sus domicilios hasta el test PCR programado según el protocolo de LaLiga a realizar el lunes 28 de diciembre por la tarde», señala el club.

El conjunto asturiano se defiende asegurando que no se detectó «ni un sólo contagio más después de los PCR del día 28 y se siguió en todo momento el protocolo marcado por LaLiga» y señala que «el origen del brote se debería situar en el ámbito social o familiar de personas domiciliadas en Gijón, pero en ningún caso en la Escuela de Fútbol de Mareo».