29 May 2024

Blog

3. El decrecimiento y su importancia ante el mundo actual | Taller de formación progresista
Taller de formación progresista

3. El decrecimiento y su importancia ante el mundo actual | Taller de formación progresista 

El decrecimiento es un concepto que ha ganado relevancia en las últimas décadas como respuesta crítica al paradigma del crecimiento económico continuo y la búsqueda insaciable de desarrollo en las sociedades modernas. A diferencia de la simple recesión económica, que se refiere a una disminución temporal de la actividad económica, el decrecimiento es una propuesta deliberada y ética de reducción de la producción y el consumo con el objetivo de lograr una sociedad más justa y sostenible.

¿Qué es el Decrecimiento?

El decrecimiento se basa en la idea de que el crecimiento económico ilimitado en un planeta finito es insostenible y conduce a la degradación ambiental, la desigualdad social y la insatisfacción personal. En lugar de medir el éxito a través del Producto Interno Bruto (PIB) y otros indicadores económicos, los defensores del decrecimiento buscan redefinir el bienestar en términos de relaciones humanas, conexión con la naturaleza y calidad de vida.

El decrecimiento no es simplemente una respuesta económica, sino una transformación cultural y social que cuestiona los valores dominantes de la sociedad de consumo. Propone una transición hacia modelos de vida más sencillos, basados en la cooperación, la solidaridad y el respeto por la naturaleza.

El decrecimiento, por ende, es una corriente de pensamiento que aboga por una disminución regular y controlada de la producción, con el propósito de establecer un nuevo equilibrio entre los seres humanos y la naturaleza. Esta teoría no debe confundirse con el concepto de desarrollo sostenible, ya que, dadas las limitaciones de los recursos terrestres, sería inviable que todas las naciones aspiraran a alcanzar el nivel de consumo occidental. De hecho, se estima que el 20% de la población mundial consume el 85% de los recursos naturales.

Existen varios tratados y obras que profundizan en el concepto de decrecimiento. Uno de los más destacados es el «Pequeño tratado del decrecimiento sereno» de Serge Latouche, renombrado economista francés, en el que el autor argumenta sobre el abandono de la fe en la economía, el progreso y el desarrollo como pilares centrales de nuestras sociedades. Latouche propone una serie de «R» como revaluar, reconceptualizar y reestructurar nuestras economías y formas de vida.

Latouche ha definido algunos criterios básicos del decrecimiento:

  • Reevaluar los valores individualistas y consumistas, reemplazándolos por ideales de cooperación.
  • Reconceptualizar el estilo de vida actual.
  • Reestructurar los sistemas de producción y las relaciones sociales conforme a una nueva escala de valores.
  • Relocalizar la producción para reducir el impacto del transporte intercontinental de mercancías.
  • Redistribuir la riqueza.
  • Reducir el consumo y simplificar el estilo de vida.
  • Reutilizar y reciclar para prolongar la vida útil de los productos y combatir la obsolescencia programada.

En esencia, el decrecimiento no es una mera propuesta económica, sino una transformación cultural y social que desafía los valores dominantes de la sociedad de consumo. Es una invitación a vivir de manera más significativa y satisfactoria con menos, priorizando la calidad de vida sobre la acumulación de bienes y servicios.

Crítica al crecimiento constante

  1. Desarrollismo como ideología dominante:
    • El desarrollismo, entendido como la creencia inquebrantable en el crecimiento económico como panacea universal, ha permeado las políticas públicas y las estrategias de desarrollo de numerosos países. Esta ideología, arraigada en la modernidad, sostiene que el crecimiento económico constante es sinónimo de progreso y bienestar. Sin embargo, este enfoque ha llevado a una explotación desmedida de los recursos naturales, generando un desequilibrio ecológico y poniendo en peligro la sostenibilidad de los ecosistemas.
  2. Desigualdad y distribución de la riqueza:
    • A pesar de décadas de crecimiento económico en diversas regiones del mundo, la desigualdad económica y social sigue siendo un desafío persistente. El crecimiento constante ha beneficiado desproporcionadamente a una élite económica, mientras que grandes segmentos de la población siguen marginados. Esta concentración de riqueza ha exacerbado tensiones sociales y ha llevado a conflictos y descontento en diversas regiones.
  3. Crisis ambiental:
    • La obsesión con el crecimiento económico ha llevado a una explotación insostenible de los recursos naturales. La deforestación, la contaminación del aire y del agua, la pérdida de biodiversidad y el cambio climático son manifestaciones palpables de esta crisis. El modelo de crecimiento constante no ha tenido en cuenta los límites ecológicos del planeta, lo que ha llevado a una degradación ambiental sin precedentes.
  4. Visión reduccionista del desarrollo:
    • La noción contemporánea de desarrollo se ha reducido a indicadores cuantitativos, como el PIB, que no reflejan adecuadamente la complejidad y multidimensionalidad del bienestar humano. Esta visión reduccionista ha marginado aspectos vitales como la cultura, la cohesión social, la salud mental y el equilibrio ecológico, que son esenciales para una vida plena y significativa.
  5. Colonialismo y neocolonialismo:
    • El modelo de crecimiento constante ha perpetuado estructuras de poder que datan de la era colonial. Los países ricos continúan beneficiándose de la explotación de recursos en países más pobres, perpetuando ciclos de dependencia económica y desigualdad. Esta dinámica neocolonial ha llevado a tensiones geopolíticas y ha impedido el desarrollo autónomo y sostenible de muchas naciones.
  6. Crisis de valores:
    • La cultura del consumismo, impulsada por el modelo de crecimiento constante, ha llevado a una crisis de valores en la sociedad contemporánea. La acumulación de riqueza y el consumo desenfrenado se han convertido en objetivos centrales, eclipsando valores esenciales como la solidaridad, la cooperación y el respeto por la naturaleza y por los demás.

Estos puntos críticos al crecimiento constante subrayan la necesidad de repensar y redefinir nuestras nociones de desarrollo y progreso. El decrecimiento emerge como una alternativa viable y necesaria en este contexto, proponiendo un enfoque más holístico y sostenible hacia el bienestar humano y ecológico.

Decrecimiento y Medio Ambiente

El concepto de decrecimiento surge como una respuesta a la insostenibilidad del crecimiento continuo en un planeta con recursos limitados. La idea central es que no es posible mantener un crecimiento constante en un mundo finito, y que ya estamos superando muchos límites ambientales. El decrecimiento no se refiere a un concepto negativo, sino a la necesidad de adaptarse a una realidad donde los recursos son limitados. Es similar a cuando un río se desborda y se desea que disminuya su caudal para que vuelva a su cauce normal.

El desarrollo sostenible, que se ha promovido como la solución a la crisis ambiental, ha sido criticado por algunos como una estrategia que simplemente mantiene la fe en el crecimiento en los países industrializados. Otros argumentan que el desarrollo nunca podrá ser sostenible y que, en algún punto, el desarrollo deja de aportar beneficios y se vuelve perjudicial.

El término «sostenible» se ha generalizado y se utiliza en muchos contextos, a menudo vacío de contenido real. Mientras tanto, seguimos enfrentando datos alarmantes sobre el estado de nuestro planeta, como el hecho de que desde 1990 estamos viviendo por encima de la capacidad de carga del planeta.

No solo una teoría

El decrecimiento se presenta como una alternativa necesaria al modelo insostenible de crecimiento continuo. Es una llamada de atención sobre los riesgos de la situación actual y un grito por el cambio. El desafío es aprender a vivir con menos, pero de una manera que permita una vida de calidad y bienestar.

El término «decrecimiento» puede ser controvertido y no es fácilmente aceptado por todos. Sin embargo, es esencial distinguir entre crecimiento y desarrollo. El desarrollo puede ser más amplio y no solo se refiere al bienestar material, sino también al acceso a la salud, la cultura y una mayor felicidad.

El decrecimiento no es simplemente una teoría, sino que se traduce en acciones y estrategias concretas, como la relocalización de la economía, la agricultura agroecológica, la desindustrialización, el fin del consumismo, entre otras.

El decrecimiento no es una regresión, sino una adaptación necesaria a una realidad ecológica y una oportunidad para redefinir lo que consideramos como desarrollo y bienestar.