23 Ene 2021
DESTACADA, POLÍTICA ESTATAL

El millonario de las ‘tarjetas black’ de la Casa Real es socio del hermano de Esperanza Aguirre 

Sanginés Krause está supuestamente detrás del dinero en tarjetas opacas que el rey emérito y algunos de sus familiares habrían utilizado para pagar gastos personales a través de tarjetas bancarias con fondos opacos.

El pasado mes de noviembre la Fiscalía del Tribunal Supremo notificó formalmente a la defensa de Juan Carlos I de la apertura de diligencias de investigación sobre los posibles delitos derivados sobre el presunto uso de tarjetas bancarias con fondos opacos en ‘tarjetas black’ del empresario mexicano, Allen Sanginés-Krause, investigado por la Fiscalía del Tribunal Supremo, y de las que se habrían beneficiado tanto el rey emérito como algunos de sus familiares.

El millonario amigo del rey Juan Carlos, de origen mexicano afincado en Londres y dueño del castillo de Killua en Irlanda, es socio del hermano de Esperanza Aguirre, el consultor y empresario Santiago Aguirre Gil de Biedma, con varias empresas dedicadas a la inversión de inmuebles de lujo en las que participa a través de una sociedad domiciliada en Emiratos Árabes Unidos, que ofrece amplias ventajas fiscales y anonimato a los inversores, tal y como recoge elDiario.es.

Sanginés-Krause ha desarrollado la mayor parte de su carrera en el banco de inversión Goldman Sachs, fue presidente de la compañía de telecomunicaciones Millicom y abandonó hace unos días el consejo de administración de una de sus inmobiliarias en España, Boyton Invest SL, cuyo presidente es el hermano de la expresidenta madrileña.

En 2018, Boyton Invest realizó una ampliación de capital de casi 7 millones de euros. Santiago Aguirre aportó 3,91 millones de euros y los restantes 3,08 millones, provinieron de la empresa española, Asiru Inversiones, en la que Sanginés Krause aparece como administrador solidario.

Durante los primeros meses de existencia de Asiru, Sanginés la controló directamente al 100% hasta que en enero de 2018, «el Socio Único (persona física) vendió la totalidad de las participaciones sociales a la sociedad emiratí Alcazar Ventures FZE, convirtiéndose esta última en Socio Único de la Sociedad», tal y como aparece en sus cuentas.

Asiru es dueña del 44% de Boyton Invest y del 90% de Global Endor SL, otra inmobiliaria presidida por Sanginés y de la que es consejero Santiago Aguirre, un cargo que ejerce con su socio de toda la vida, Stephen Newman con el que montó la consultora Aguirre Newman y con quien participa en iniciativas como Altan Capital, un fondo de inversión que crearon en 2006 Aguirre Newman y Altamar, el fondo del financiero Claudio Aguirre Pemán, primo de Santiago y Esperanza Aguirre, tal y como informa elDiario.es.

Asiru Inversiones adquirió en 2017 un inmueble sitauado en la calle Ayala número 63 de Madrid, en pleno barrio de Salamanca, que consta de 17 viviendas de lujo para corta, media y larga estancia a precios de entre 175 y 390 euros por noche.

Un año después, Boyton Invest adquirió un inmueble en la calle Prim número 10 de San Sebastián (Guipúzcoa), que pertenecía al Gobierno vasco y que estaba en desudo desde 2011, para transformarlo en otras 17 viviendas de lujo que empezaron a comercializarse el pasado verano, según El Diario Vasco.

Los pagos a la Casa Real

Sanginés Krause está supuestamente detrás del dinero que el rey emérito y algunos de sus familiares habrían utilizado para pagar gastos personales a través de tarjetas bancarias con fondos opacos.

El pasado 9 de diciembre la defensa del emérito anunció que había abonado «una deuda tributaria» de 678.393,72 euros por los impuestos dejados de pagar correspondientes a los ejercicios 2016, 2017, 2018. La cantidad abonada, que incluye intereses y recargos, correspondería a donaciones superiores a 800.000 euros, una cantidad que se investigará si se corresponde con la realidad.

Pero no está claro que este intento de regularización fiscal evite la investigación por fraude fiscal, pues el emérito realizó el abono casi un mes después de que el Ministerio Público le informara formalmente de las pesquisas.

Hasta ahora, la investigación ha revelado que los pagos no se hicieron mediante tarjetas a nombre del emérito u otros miembros de su familia, sino a través del coronel del Ejército del Aire Nicolás Murga Mendoza que actuaría de testaferro del dinero que Sanginés-Krause puso presuntamente a disposición de los miembros de la familia real. Según Sanginés-Krause, esos pagos eran detalles que quiso tener con un amigo íntimo.

Esta causa está siendo investigada por la Fiscalía junto a otras dos: las posibles comisiones procedentes del AVE a la Meca y que previsiblemente será archivada por no encontrarse indicios que se puedan perseguir respecto del exjefe del Estado, que es aforado ante el Tribunal Supremo y un presunto delito de blanqueo de capitales.

Deja una respuesta

Required fields are marked *