La ONG National Center for Youth Law denuncia que Trump ha creado “un sistema en la sombra en que no se rinden cuentas por expulsar a niños muy pequeños”.