«Este tipo de charlatanes aprovechan las crisis de salud para hacer su negocio», denuncia Fernando Frías, abogado de la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas.

«No tenemos miedo ni al bicho, ni al Gobierno, ni a Soros, ni a la OMS. Estamos aquí y queremos ser infectados», así animaba el ‘curandero’ Josep Pàmies a contagiarse hace unas semanas, quien llegó a organizar una fiesta para contagiarse de coronavirus.

El objetivo era desobedecer a las autoridades sanitarias y contagiarse voluntariamente del virus. El Colegio Oficial de Médicos de Lleida pidió que los asistentes y organizadores fueran sancionados por poner en riesgo la salud pública. Un encuentro donde los besos y los abrazos eran parte de las actividades que realizaron un centenar de personas el pasado 30 de mayo en Balaguer, Lleida.

Ahora, ha organizado el segundo ‘encuentro de besos y abrazos’ en Barcelona el próximo 14 de julio. Fernando Frías, abogado de la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas, ha explicado en La Sexta que en el primer encuentro las autoridades afirmaron no haberse dado por aludidas. Sin embargo, la situación del coronavirus en Cataluña en la actualidad, insta a parar la convocatoria. «Este señor parece que goza de cierta impunidad en su terreno y se le está permitiendo», ha señalado Frías.

«Hoy en día hay mecanismos suficientes para parar este tipo de cosas. La legislación sanitaria permite la posibilidad de suspender actividades que supongan un riesgo para la salud pública, y esto lo es», ha explicado el abogado, que ha instado a las autoridades a «decidirse a hacerlo de una vez».

Frías ha explicado que en nuestra legislación han desaparecido delitos que podrían haberse aplicado, como la ‘propagación maliciosa de enfermedades infecciosas’, sino que se precisa que haya un contagio. «A ver quién demuestra que la infección se haya producido con motivo de esta barbaridad o de cualquier otra circunstancia», ha explicado.

«La legislación está diseñada para comprender lo que se concibe como posible, pero las barbaridades de este señor no se conciben como algo posible. Por desgracia estamos viendo que sí que ocurren y sería necesario que nuestros legisladores se pusieran las pilas y vieran que hay personajes tan irresponsables», ha indicado.

«Este tipo de charlatanes aprovechan las crisis de salud para hacer su negocio y, evidentemente, está fomentando el uso de este producto (en alusión al MMS) para hacer frente a esta enfermedad», ha explicado Frías.

Publicidad