En las elecciones generales del 2019, se registraron el doble de votos a Vox en los municipios donde hay bases militares.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Después de que un ex militar planteara al Ministerio de Defensa liderado por la socialista Margarita Robles la pregunta de si se habían descubierto «posibles núcleos de ideología contraria a la Constitución o de ideología de extrema derecha dentro de las filas de cualquiera de las tres armas del Ejército», ni Robles ni el Gobierno han sido capaces de dar respuesta convincente durante muchos meses.

Sin embargo, la llegada de la extrema derecha de Vox en las instituciones ha permitido constatar la presencia clara de fascistas en las Fuerzas Armadas. Dos de los doce diputados que fueron elegidos por el partido de ultraderecha en las elecciones andaluzas tenían orígenes militares: Benito Morillo y Luz Belinda Rodríguez. Después fichó a cuatro generales retirados más (Manuel Mestre, Agustín Rosety, Alberto Asarta y Fulgencio Coll).

En las elecciones generales del 2019, se registraron el doble de votos a Vox en los municipios donde hay bases militares, demostrando que una mayoría de estos habían votado a la formación de ultraderecha. 

Para acabarlo de confirmara Público que el auge de la extrema derecha «se ha intensificado en el seno de las Fuerzas Armadas con la crispación política –sobre todo por el independentismo catalán y la llegada de Podemos al Gobierno– y que abundan los grupos en Facebook y otras redes sociales integrados por suboficiales que promueven una ideología contraria a la Constitución o de extrema derecha».

Esto choca con las declaraciones de Defensa, con quien también se ha puesto en contacto Público para verificar si se han investigado «posibles núcleos de ideología contraria a la Constitución o de ideología de extrema derecha en el Ejército», y una alta fuente del Ministerio ha subrayado que «para abrir una investigación tendría que haber algún indicio sospechoso y no hay denuncias, ni hay actuaciones, ni hay datos».

Los mismos contactos alertan al medio que «se están multiplicando los grupos en redes sociales donde se manifiestan posturas claramente ultraderechistas, con militares de diversos rangos, como sargentos, que acusan de traición a Pedro Sánchez» y aseguran que en Catalunya se ha ejecutado «un golpe de Estado en toda regla con el beneplácito del Gobierno».

Publicidad