Garzón cambia de criterio y endurece medidas respecto al documento inicial.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

El Ministerio de Consumo presenta este jueves ante la Comisión Europa el proyecto de Real Decreto de Comunicaciones Comerciales de las Actividades del Juego, que regula la publicidad del juego y las apuestas online y que supone el endurecimiento de algunas propuestas respecto al documento inicial.

Estas modificaciones se producen tras escuchar las peticiones de hasta 86 organismos y asociaciones de la sociedad civil que han participado en el proceso, entendiendo que existe una preocupación compartida por el aumento del juego de apuestas en la vida de generaciones jóvenes como forma de ocio.

Según han indicado a Europa Press fuentes gubernamentales,en cuanto a nivel de restricción, la nueva versión se acerca más al Artículo 37 del RDL 11/2020 de 31 de marzo aplicado durante el Estado de Alarma que a la primera versión del proyecto sometido a información pública.

De este modo, se limita la publicidad de las casas de apuestas en televisión, radio, Youtube y plataformas de intercambio de vídeo exclusivamente a la franja horaria de 1:00 a 5:00 horas y se renuncia así a la excepción que permitía este tipo de anuncios durante las retransmisiones de partidos que se emitieran a partir de las 20:00 horas.

Ante las quejas de las asociaciones de exadictos y de consumidores, que alertaron de las consecuencias para las familias durante la reclusión, el Gobierno ya restringió a ese horario la emisión de anuncios de juegos online durante la pandemia.

En la nueva versión se prohiben también todas las promociones de captación de clientes, los conocidos como bonos de bienvenida (que en el anterior proyecto quedaban limitadas a 100 euros). Los anuncios no podrán trasladar la percepción falsa o equívoca de gratuidad o de falta de onerosidad de la promoción ni inducir a confusión respecto a la naturaleza del juego, tampoco incluirán testimonios de personas beneficiarias previas, reales o figurados de la promoción y no podrán basarse en la habilidad del jugador.

Otra de las novedades es que no será admisible el patrocinio en camisetas o equipaciones deportivas. Se mantiene la prohibición de que los operadores pongan su nombre a estadios o centros de entrenamientos o lo incluyan en los nombres de los equipos y en el caso de las vallas en el exterior, la autorización de este tipo de publicidad dependerá de la regulación de cada Comunidad Autónoma.

Después de que la regulación de este ámbito se quedase en suspenso desde 2015, ahora el Ejecutivo podría aprobar el Real Decreto antes de que empiece la nueva edición de la Liga si Bruselas y el Consejo de Estado dan el visto bueno.

Publicidad