Su mensaje de odio ha sido copiado directamente de Donald Trump.

En Spanish Revolution, a diferencia de otros medios, mantenemos todos nuestros artículos en abierto y siempre va a ser así porque consideramos que lo que hacemos, informar de forma independiente, es un servicio público. Si puedes permitirte ayudarnos con 2, 5 o 10 euros al mes, contribuirás a que podamos seguir adelante. Rebélate. ¡Suscríbete!

Santiago Abascal, presidente de Vox, fue recibido antes de pronunciar un mitin en Lugo por un grupo de personas antifascistas concentradas en Campo Castelo que le gritaron «Fascistas Nunca Máis».

La concentración, ampliamente controlada por efectivos policiales, sirvió a Abascal para señalar, una vez más, de que «nuestra gente no es de ninguna manera y vamos a defender nuestra libertad y nuestros derechos políticos sin pediros permiso a la chusma separatista y comunista».

Parece que los grupos antifacha despertaron la vena más fascista y menos comedida del líder de la extrema derecha: «Nuestro proyecto será siempre una España segura, con fronteras seguras, que impida la inmigración ilegal y que deporte a todos aquellos que ilegalmente pisan nuestro suelo», ha esgrimido el líder del partido.

Abascal, con contundencia, ha señalado: «A los enemigos de la libertad, a los enemigos de la unidad, a los enemigos de la democracia, vamos a combatirlos. Que no lo duden. Y no vamos a pediros permiso a la chusma separatista para decirnos de qué podemos hablar».

Pero por encima de todo el mensaje, queda su llamada a la violencia como respuesta: «Nuestra gente no es ni de lejos tan violenta como la chusma comunista y separatista, pero si alguna vez lo fuera, sería un día terrible para ellos».

Publicidad