El histórico de lucha y organización vecinal de Vallekas sienta las bases para que en épocas de crisis, como la sufrida recientemente por la pandemia de Covid19, sean las vecinas y vecinos quienes pongan el cuidado y la solidaridad en el centro. Solo el pueblo salva al pueblo.

La historia de Vallecas es una historia de solidaridad. Desde la llegada de los primeros vecinos, emigrados del campo en los años 50, que construyeron las casitas sobre el barro de forma colectiva, hasta la organización vecinal frente al Plan Parcial o la introducción de la droga, Vallecas siempre ha sido un emblema del movimiento vecinal.

Las acciones, logros y derrotas son del barrio, de sus vecinos y vecinas. Toda una historia de organización que ha permitido forjar ese carácter propio por el que se conoce a Vallecas y con el que responde ante cada nueva crisis, cuando los derechos son más amenazados y las instituciones tardan o están ausentes.

La crisis del Covid19 ha llegado golpeando especialmente a las personas más vulnerables. En pocas semanas, multitud de familias vallecanas que vivían al día, no eran capaces de llenar sus neveras, pagar las facturas o el alquiler.

Y ha sido en ese momento cuando de nuevo la historia de Vallecas ha vuelto a reescribirse sobre los pilares de la solidaridad, la lucha popular y los cuidados. Surge Somos Tribu VK, una red de vecinas que cuidan de sus vecinas.

Publicidad