El proceso de exhumación de Francisco Franco en la basílica del Valle de los Caídos ya ha arrancado en medio de una máxima seguridad.

Los vítores al dictador, pancartas exaltando su figura, banderas preconstitucionales, flores y coronas no han faltado en las inmediaciones del monumento de la sierra de Guadarrama y del cementerio de Fuencarral-Mingorrubio. Se espera que no haya incidentes, aunque no se descartan.

El traslado «se llevará a cabo en la intimidad», según el Gobierno, solo con la presencia de los allegados de la familia, y de la ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado, en su calidad de notaria

Publicidad

Deja un comentario