El Ayuntamiento de Barcelona apuesta por la banca ética frente a la banca rescatada

Artículo de David Casas para Expansión. Barcelona

La deuda de la capital catalana se estabiliza en 836 millones en 2018. El consistorio ha apostado por la “banca ética” y los bonos verdes.

La banca convencional cada ve tiene menos peso en la estructura de deuda del ayuntamiento de Barcelona. El consistorio cerró el ejercicio de 2018 con una deuda a largo plazo de 836 millones de euros, de los que únicamente el 43% procedían de préstamos de las entidades financieras tradicionales. En 2014, la última anualidad que cerró el predecesor de Ada Colau (BComú) en la alcaldía, Xavier Trias (PDeCAT), este porcentaje se situó en el 75%.

El gobierno municipal está satisfecho por haber diversificado sus herramientas de financiación. “Existe una forma de gestionar diferente y más favorable hacia la economía plural”, afirmó ayer el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, en un comunicado. “El Ayuntamiento depende menos que nunca de la banca tradicional” añadió el edil, que definió la política financiera que se ha puesto en marcha como “innovadora e imaginativa”.

Bonos verdes.

A los préstamos de toda la vida se han sumado nuevos productos, como la primera emisión de bonos verdes sostenibles, que se hizo a finales de 2017 por valor de 35 millones de euros. Otra novedad son los acuerdos con entidades de la autodenominada “banca ética”, como la neerlandesa Triodos Bank y la italiana Fiare.

En el apartado de transparencia de la página web municipal, el consistorio detalla con qué entidades trabaja. La banca pública ha incrementado su peso, hasta representar en 2018 casi la mitad de la deuda del consistorio. El principal acreedor es el Banco de Europa de Inversiones (BEI), que depende de la Unión Europea.

En segunda posición, se sitúa BBVA y en tercera, el Banco del Consejo de Europa (BEC). Colau ha recurrido a esta última entidad y al BEI para financiar la construcción de 2.000 pisos sociales en régimen de alquiler. La Generalitat también trabaja para alcanzar un préstamo de 740 millones con el BEI para acabar las líneas 9 y 10 del Metro.

Vencimientos.

El consistorio solo debe 948.000 a corto plazo. En la deuda a largo plazo, los vencimientos terminan en 2033. En el actual mandato, los únicos bancos tradicionales con los que el equipo económico de Colau ha alcanzado nuevos préstamos son Caixa d’Enginyers (10.000 euros), BBVA (73.500 euros) y Banco Sabadell (28.625 euros).

Publicidad

Deja un comentario